Educación Experiencial basada en Metáforas: Una alternativa para la capacitación.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

“Es momento de enseñar a pensar y recordar el sentir, en dar información competimos con GOOGLE.“

En un mundo donde toda la información está al alcance de un clic, y donde no se filtra lo que recibimos, los facilitadores debemos estar cada vez más atentos y enfocados en desarrollar estrategias que nos permitan conectar con nuestros participantes. Sea en el ámbito empresarial o docente, cada vez más nos vemos interrumpidos por las innumerables distracciones e interpelados por un gran cúmulo de información desorganizada que aleja a nuestros aprendices de los análisis e introspecciones de la información que se requieren para hacerla suya y generar un criterio propio. La memorización se convierte en el gran elefante blanco del aprendizaje.

A partir de esta disyuntiva, existe una metodología, basada en la plataforma de la educación experiencial, llamada MetaTraining®, que nos invita a explorar nuevas formas de impartir conocimiento a través del uso de las metáforas.

Ojalá que llueva café, Visa para un sueño, El Niagara en bicicleta, son solo algunas metáforas en la voz de nuestro Juan Luis Guerra, que han calado en los pensamientos de los dominicanos, y en este caso nos sirven para darnos cuenta de que las metáforas ilustran nuestro diario vivir y que son un componente más del rico lenguaje de los pueblos de Latinoamérica, produciendo significado más allá de las palabras y mensajes de alto impacto.

La Educación Experiencial

“Dímelo, y lo olvidaré, enséñamelo y lo podría recordar, involúcrame y lo entenderé” (Benjamín Franklin)

El aprendizaje experiencial más que una herramienta, es una filosofía de educación para adultos, que parte del principio que las personas aprenden mejor cuando entran en contacto directo con sus propias experiencias y vivencias. Es un aprendizaje “haciendo” que reflexiona sobre el mismo “hacer”. Esta modalidad no se limita a la sola exposición de conceptos, sino que a través de la realización de ejercicios, simulaciones o dinámicas con sentido, busca que la persona asimile los principios y los ponga en práctica, desarrollando sus competencias personales y profesionales a partir de un análisis o reflexión guiada de la experiencia.

Una persona aprende el 20% de lo que ve, el 20% de lo que oye, el 40% de lo que ve y oye simultáneamente y el 80% de lo que vivencia o descubre por sí misma (National Training Laboratories, 1977).

Da más resultado que alguien cambie comportamientos, o actitudes ante experiencias vividas, que cuando se le dice que lo haga, o si se le transmiten conceptos.

El aprendizaje experiencial puede aplicarse en muy diversos sectores: educativo, organizacional, comunitario, salud, otros; y orientado hacia el desarrollo de diferentes y variados programas: desarrollo, transformación y cambio organizacional; planeación estratégica; procesos de calidad total; desarrollo de habilidades de liderazgo, trabajo en equipo y comunicación; gestión por procesos; mediación y conciliación; toma de decisiones, rehabilitación, entre otros.

Por Glenda Mejía y Víctor M. Luna.

Deja un comentario

Nosotros

Trabajamos los talentos A través de capacitaciones experienciales, virtuales y presenciales desarrollando el talento de las personas conectándolos con las siguientes competencias

Entradas Recientes

Síguenos en Facebook

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoDevolverme a la tienda
    mantén el contacto

    Registrate

    y recibe directamente en tu email contenido interesante e información sobre nuestros próximos eventos y novedades.

    * Tus datos no serán publicados.

    Abrir chat
    Haznos una pregunta